Felicidad tamaño afiche./


* Imágenes del proceso de desarrollo de la pieza

Hace un par de meses me convocaron para ser uno de los artistas de la muestra “El desafío del conocimiento”, de Tecnópolis.
Inquieto por el llamado y el mote de “artista” (palabra a la cual le tengo bastante o demasiado respeto), me dispuse a pensar de qué manera representar mejor el tema que me habían asignado: “La Tabla Periódica”.

Rápidamente se me vino a la mente aquellos años estudiantiles donde esa grilla monstruosa abrumaba con sus letras, cifras y colores.
La presión del poco tiempo para desarrollar la pieza (una semana) y hicieron dar cuenta que el proceso de trabajo sería el siguiente: algo de investigación + darle mucha vuelta a la idea + encontrar la mejor manera de resolverla.

Es así como encontré que hay más tablas periódicas de las que conocemos (la de Mendeleiev). Algunas, gráficamente muy superiores…pero Dimitri fue quien le dio una forma más universal, entendible y al alcance de todos.

Como parte de la investigación despedacé esa tabla en cada uno de esos cuadrados. Luego esos cuadrados se volvieron triángulos. Exactamente 119 triángulos, a los cuales re-organicé y le dieron forma al rostro de Dimitri.
En un extremo respeto por cantidades y zonas de color, intenté imaginar al personaje a color…ya que el material fotográfico contemporáneo a su figura, sólo lo retrataba en blanco y negro.

Me imaginé el color de su barba, piel y ojos.
Barba para “metales de transición”, bigote para “lantánidos” y así se formó la imagen.
Luego algunos elementos fueron incorporándose desde lo miscelánico.

La forma final la dio la utilización tipográfica. “Andes”, de LatinoType fue la elegida.
Hacia el final, quería remarcar algún signo en un tamaño superior.
El ojo ya brillaba en un celeste oxígeno y el signo elegido fue la “H” de Hidrógeno.
Luego pensando… no me imaginé a Tecnópolis con una “H” gigante, así que le dí lugar a la “C”, el carbono, como signo de apertura a la pieza.

Todo cerró de mejor manera. Quedé muy contento por cómo y dónde había llegado.
El día de entrega me avisaron que habían dado un par de días más, pero entendí que no podía hacerle más nada (además me había quedado toda la última noche despierto terminando la pieza y no quería ni abrir el archivo).

En fin…estoy feliz y quería contarles como había llegado a esa felicidad.