Fútbol es folklore

El folklore es la expresión de la cultura de un pueblo.
Costumbres, leyendas y demás se unen para terminar de configurar la identidad de las comunidades. Historias orales se transmiten generación a generación, tejiendo un hilo conductor lleno de matices.

El fútbol no escapa a lo folklórico. Nuestros padres y abuelos nos recitaban formaciones de memoria. Grandes delanteras, viejas tácticas o héroes en blanco y negro han llegado a nuestras vidas y perduran en ellas gracias a este relato oral que se vuelve leyenda.

Naturalizado como un lenguaje universal y como parte de la cultural general de los pueblos, ha encontrado innumerables colores en igual cantidad de intérpretes. De la naranja de Cruyff al rojo de Bochini, el fútbol y su relato nos muestran que más allá del registro audiovisual, el condimento de la oralidad y la transmisión de los fundamentos de este deporte tan básico y complejo a la vez, han sido trascendentales para elevarlo al nivel de arte.


No hemos leído el reglamento: nos lo han transmitido. Entendemos el offside, el achique, la gambeta o un gol olímpico porque sí, porque nos lo han contado. Sabemos del talento, los códigos y las mañas porque ya estaban ahí cuando nacimos.
Porque el fútbol es folklore.